El Misteri d’Elx, más allá de su historia

Vídeo de promoción del Patronato del Misteri d’Elx.

Aún recuerdo la primera vez que fui a ver El Misteri d’Elx. A pesar de mi corta edad, tengo en mi memoria la grandeza de las puertas de la Basílica de Santa María, el olor característico de la iglesia, los cientos de abanicos moviéndose a ritmos acompasados para mitigar el calor sofocante de las tardes de agosto y, sobre todo, la falta de espacio ante una Basílica llena.

Yo no sabía realmente la historia del Misteri ni su importancia, eso lo aprendí después. Pero ahora sí sé que es algo más que una representación. Es una puerta a las emociones, a la liturgia, a las sensaciones, a todo un pueblo que vive esta fiesta como un sentimiento único que nos une.

Un poco de historia

Esta historia se remonta a 1370, cuando el guardacostas Francesc Cantó halló un arca con la imagen de la Patrona de Elche, la Virgen de la Asunción, y el consueta o libro de versos, música e indicaciones escénicas que más tarde acompañarían al drama sacro que se representaría en la Basílica de Santa María.

El Misteri narra la Asunción de la Virgen María al cielo en cuerpo y alma que ya fue recogida en los Evangelios Apócrifos. La introducción de fragmentos dialogados en los oficios religiosos dio lugar al drama litúrgico y su desarrollo originó los misterios asuncionistas medievales, siendo el “Misteri” el único que se ha mantenido hasta hoy.

El Misteri es el único

de los misterios

asuncionistas

medievales que se ha

mantenido hasta hoy

Recuerdo la tarde del 14 de agosto o la Vespra, como nosotros la llamamos, el primer acto de este drama sacro.

Poco o nada conocía yo de lo que suponía este acto, de la historia de una madre, la Virgen María, que anhela el morir para poder reunirse con su hijo, Jesucristo. Tampoco sabía que el ángel que bajaba en aquel aparato conocido por su forma como la Mangrana venía a concederle su deseo y a entregarle la palma dorada del Paraíso que debía llevar en su sepelio para protegerla el Maligno. La historia la aprendí después.

Lo que sí recuerdo es aquellas voces, aquellos niños que cantaban como ángeles, el sonido me envolvía de tal forma que ni siquiera me daba cuenta ya del resto de gente o del calor sofocante.

Mis ojos y mi alma estaban llenos, yo no podía entender cómo se había podido colocar un cielo nuevo en la Basílica, en un lugar tan alto y como podía bajar un ángel desde allí.

Recuerdo que aparecieron muchos personajes en un momento, eran los apóstoles que acudían a despedirse de la Virgen y por eso la canción sonaba tan triste y sentida, esto se conoce como “el Ternari”.

Después se oyeron más cánticos en lengua latina y valenciana, todas inspiradas en el repertorio gregoriano medieval y casi todo “a capella”. Eso fue lo que más me impactó Voces que resonaban en la Basílica y, por supuesto, las notas del órgano imponente.

Recuerdo que era un momento triste porque se representaba la petición de la Virgen de ser enterrada en el Valle de Josafat y su fallecimiento. Recuerdo que otro aparato más grande que el anterior se abría paso a través del cielo, luego supe que se llamaba Araceli y que la figurita mariana que se llevaban los cinco ángeles que tocaban acordes de arpa y guitarra era el alma de la Virgen que subía al cielo.

El Misteri te envuelve,

independientemente de

creencias religiosas,

edad o procedencia

Esa misma noche se celebra la Roà, que tiene dos significados. Por un lado, los ilicitanos procesionan con velas para cumplir las promesas ofrecidas a la Patrona y, por otro, es la noche en que a los jóvenes se les permitía salir sin límite de tiempo, como en Nochevieja. Ambos grupos terminarán encontrándose disfrutando de un chocolate con churros típico antes de regresar a casa, ya sea de noche o de madrugada.

El día 15 por la tarde se celebra la Festa. De nuevo preparados para la función, abanico en mano estábamos a punto de presenciar el segundo acto del Misteri.

En esta ocasión recuerdo a muchas personas discutiendo, cantando con mucha fuerza. Luego me dijeron que eran judíos y apóstoles que peleaban. Los primeros, para evitar que se proclamase la resurrección de María, querían robar el cuerpo, y los segundos querían evitarlo a toda costa.

Al final todo quedó resuelto como se resuelven las cosas complicadas, con un milagro. Al acercarse un judío al cuerpo de María, quedó con las manos engarfiadas y esto hizo que cayesen de rodillas, aceptasen su virginidad e incluso participasen en el sepelio.

Ascensión y coronación de la Virgen

Cuando los ánimos estaban ya calmados apareció de nuevo el Araceli con el alma de María para unirse a su cuerpo y ascender a los cielos. No si antes ser despedida por Santo Tomás en el momento de la Ascensión de la Virgen.

Tras este acto tan emotivo ocurrió algo que a mí personalmente me emocionó mucho, la Coronación de la Virgen como Reina de la Creación. La Basílica retumbó con los aplausos del público allí congregado y una lluvia de oropel bañó el espacio mientras se escuchaba el Gloria Patri. 

Pero el Misteri es algo más allá de su historia, es un sentimiento, una emoción que te envuelve independientemente de creencias religiosas, edad o procedencia. Es un espectáculo digno de ver, al menos una vez en la vida.

Muchos han sido los que han permitido a lo largo de la historia que esta representación haya sobrevivido al paso del tiempo. Entre estos, familias nobles de Elche y, por supuesto, no podemos olvidarnos del papa Urbano VIII, que en 1632, año en que se prohibieron las representaciones en el interior de las iglesias, concedió un privilegio para que el Misteri pudiese seguir representándose.

Pero si hay alguien que ha mantenido este drama sacro vivo son los ilicitanos que cada año ensayan sin descanso para mejorarlo más si cabe. Son niños de “voces blancas” y cantores aficionados los que nos hacen vibrar cada vez que podemos tomar parte como espectadores de esta maravillosa liturgia.

Los ilicitanos han

mantenido viva esta

representación a lo

largo de los siglos

Es un espectáculo digno de ver en directo, pero si no es posible venir en agosto o en noviembre los años pares, recomiendo visitar la página https://www.misteridelx.com
Si estáis por la ciudad no dejéis de visitar el Museo de la Festa, donde podréis ver una proyección sobre el Misteri.

La historia, tradición y buen hacer de los ilicitanos le han valido multitud de premios, entre ellos el ser desde 2001 la primera manifestación cultural española proclamada por la Unesco Obra Maestra del Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad.

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: