A 60 kilómetros de València, en la comarca de los Serranos, se esconde uno de los parajes más bellos y agrestes de la Comunitat Valenciana. Una villa y su río, el Turia, que reciben al visitante con paredes verticales de roca caliza (el paraíso para los amantes de la escalada) y senderos por los que perderse y disfrutar de un entorno difícil de imaginar a tan solo una hora de camino desde la ciudad por la CV-35 en dirección Ademuz.

Son varias las posibilidades para acercarse a la Chulilla más auténtica. Dosenelcamino.blog ha escogido la conocida ruta de los Calderones. Un paraje natural de gran belleza, que discurre por las hoces del Turia. Un camino de dificultad media en el que, lamentablemente, se echan en falta paneles informativos que tanto agradecen los senderistas. Salvo un par de ellos al comienzo de la ruta, el resto de postes carecen de cualquier tipo de cartel sobre el recorrido.

Puente colgante sobre el río Turia.
Puente colgante a 15 metros de altura sobre el Turia.

No obstante, el visitante disfrutará del cañón del Turia y una exuberante vegetación. Dos puentes colgantes, la gran atracción de la ruta, cruzan el cañón del río brindando algunas de las mejores y más impresionantes imágenes del camino.

Esta ruta era la que, según uno de los poco paneles informativos, utilizaban los trabajadores que partían desde Chulilla hasta la presa de Loriguilla durante su construcción.

Tras dos horas de camino, aproximadamente, se llega hasta el embalse, punto final de nuestra primera ruta por Chulilla a la que, a buen seguro, sumaremos más.

Todo buen caminante necesita pararse, descansar y reanudar su travesía. Y para ello nada mejor que disfrutar de alguno de los muchos spa que diseminados por toda la geografía son auténticos oasis en los que olvidarte de todo.

Dosenelcamino.blog tuvo el placer de visitar el establecimiento del Hotel Diamante de Calp. Todo  un sueño para los sentidos hecho realidad.

Amabilidad y profesionalidad son los dos puntos clave de este servicio en el que la exclusividad es una de sus cartas de presentación más reclamadas.

Una verdadera ventana desde la que asomarte a una nueva experiencia alejada del estrés y de las prisas, demasiado abundantes en esta sociedad nuestra donde es más importante el destino que el camino.

A %d blogueros les gusta esto: